Henri Fayol, sus aportes a la administración

Henri Fayol es considerado el padre de la administración moderna debido a sus aportes, teorías, principios y doctrina, dadas a conocer en las primeras décadas del siglo XX. Sus enseñanzas básicas se sintetizan en el siguiente texto esperando que resulten útiles para quien lo consulte.

Henri Fayol, biografía

Henri Fayol (1841-1925), nació en Constantinopla en el seno de una familia burguesa. Hizo sus primeros estudios en el Liceo de Lyon, Francia, en 1860, la Escuela Nacional de Minas en Saint Etienne le otorgó el grado de ingeniero en minas. A partir de ese momento trabajó en la extracción de carbón y la fundición de hierro del consorcio francés Commentry-Fourchambault Company.

Fayol laboró toda su vida en la misma empresa. De 1860 a 1866 trabajó como ingeniero, época en la cual realizó notables avances en la técnica para combatir los incendios subterráneos que ocurrían en la compañía.

A los 25 años su trabajo fue recompensado con el ascenso a gerente de las minas Commentry. Seis años después ocupó el cargo de director de un grupo de minas. En 1888, la empresa pasaba por serias dificultades pues no había pagado dividendos desde 1885, fue nombrado director general, puesto desde el cual empezó a revitalizarla aplicando un nuevo método de administración que le dio resultados satisfactorios, al cual llamó Administración Positiva.

Cerró la fundición de Fourchambault y centralizó la producción en Montuclon, otra planta del consorcio, para conseguir economías de escala. Adquirió nuevos depósitos de carbón en Bressac, Decazeville y en jondreville. La nueva compañía, llamada Comambault, se recuperó bajo su dirección y fue parte de Le Creusot Loire, el mayor grupo minero y metalúrgico del centro de Francia.

A partir de estas experiencias en Comambault, Fayol desarrolló su propuesta de administración, siendo sus aportes los de mayor influencia sobre la teoría clásica de la administración.

El 23 de junio de 1900 en la sesión de clausura del congreso Internacional de Minas y Metalúrgica, Henri Fayol presentó por primera vez sus ideas administrativas y en 1908, con ocasión del Congreso de la Sociedad de la Industria Minera desarrolló de manera resumida los criterios fundamentales de su teoría. Su obra principal en este campo es el libro titulado, Administración Industrial y General (1916).

La doctrina administrativa de Fayol, sus aportes

Según sus propias manifestaciones, los estudios administrativos que realizó tenían fines exclusivamente prácticos y de aplicación personal; no obstante, al cabo de varios años de experimentación, observación y control constantes, estos le sirvieron no solo para alcanzar un éxito sin precedentes, sino que también le permitieron postular el cuerpo doctrinal de los principios de la ciencia de la administración. La doctrina Fayolista se inició dando especial trascendencia a la fundamentación metodológica, de ahí que el mismo Fayol la llamara Administración Científica, Positiva o Experimental.

Fayol amplió su doctrina, incluyendo procedimientos para la investigación administrativa, puesto que la primera concepción metodológica presentaba únicamente reglas fundamentales a las cuales había llamado Elementos de Administración.

Para Fayol, los procedimientos administrativos eran instrumentos muy importantes para la buena dirección de toda empresa, puesto que permitían el diagnóstico y la solución de muchas dificultades propias de las organizaciones de su tiempo.

El Fayolismo tuvo también una tercera expansión o etapa en cuanto a sus postulados se refiere, cuando el propio Fayol completó y profundizó los principios de su doctrina para hacerla universal y aplicable también al campo de la administración pública. En los últimos años de su vida se dedicó preferentemente a escribir acerca de este tema con el fin de adoctrinar al Estado para hacerlo más eficiente.

Las investigaciones de Fayol se enfocaron hacia todas las empresas y hacia el Estado. Poco a poco se convenció de que los principios administrativos eran aplicables a todas las empresas, cualesquiera fuese su naturaleza, objetivos y magnitud. “No hay una doctrina administrativa para la industria y una doctrina administrativa para el Estado; no hay más que una sola doctrina administrativa. Los principios y las reglas que valen para la industria valen para el Estado y viceversa.”

Universalidad de la Administración

El fenómeno administrativo se da dondequiera que existe un organismo social, porque en él tiene siempre que existir coordinación sistemática de medios. La Administración se da por lo mismo en el Estado, en el ejército, en la empresa, en una sociedad religiosa, etc. Y los elementos esenciales en todas esas clases de administración serán los mismos, aunque, lógicamente, existan variantes accidentales.

Primera definición de las áreas funcionales

Fayol identificó una serie de agrupaciones de actividades ejecutadas para conseguir los objetivos de la organización:

  1. Operaciones técnicas: tareas relacionadas con la transformación y la producción de bienes (productos y servicios).
  2. Funciones comerciales: trabajos asociados con las transacciones de compra, venta y permuta.
  3. Actividades financieras: labores conectadas con la captación y buen uso del capital.
  4. Operaciones de seguridad: funciones cuyo objetivo es la preservación y protección de las personas y los bienes.
  5. Actividades contables: tareas destinadas a facilitar los controles y los registros, por ejemplo, los inventarios, los balances, los costos y las estadísticas.
  6. Funciones administrativas: acciones relacionadas con la integración de todas las operaciones de la organización; las actividades administrativas coordinan y sincronizan las actividades anteriores, por lo cual interfieren/influyen sobre ellas.

Aporte de Fayol al proceso administrativo

Fayol fue el primero en proponer un sistema de funciones interrelacionadas que describía las funciones que lleva a cabo quien administra. Es decir, es el autor original del proceso administrativo, cuyas etapas se presentan a continuación:

  • Prever: intento de evaluar el futuro mediante un programa y de hacer previsiones para llevarlo a cabo (esta función dio origen a la función de planeación).
  • Organizar: movilizar los recursos humanos y materiales para poner el plan en acción.
  • Dirigir: establecer orientaciones para los empleados y conseguir que las tareas se cumplan.
  • Coordinar: conseguir la unificación y la armonía de todas las actividades y los esfuerzos.
  • Controlar: verificar que las tareas se cumplan de conformidad con las reglas establecidas y expresadas por la dirección.

Principios de la administración

Los principios generales de la administración sugeridos por Fayol aún son considerados, por gran parte de los administradores, útiles para la práctica contemporánea de la administración:

Principios de poder

  1. Subordinación del interés individual al interés general: este principio sostiene que los intereses de una persona (o grupo) no deben prevalecer sobre las metas de la organización en su conjunto.
  2. Cadena escalar: esta característica definida por Fayol como línea de autoridad, quería decir que cierta cantidad de autoridad debe corresponder a cada posición jerárquica, pero también que los estratos más bajos de administradores siempre deben mantener informados a los niveles superiores de sus actividades laborales.
  3. Autoridad y responsabilidad: la autoridad para Fayol, se define como “el derecho de dar órdenes y el poder para conseguir su fiel obediencia”; la responsabilidad entraña ser confiable, lo cual, por naturaleza está asociado con la autoridad.
  4. Unidad de mando: los trabajadores de las organizaciones deben recibir órdenes de un solo “administrador”, para así evitar conflictos y malentendidos.
  5. Unidad de dirección: de acuerdo con esta regla, toda la organización se debe mover en dirección de un objetivo común, en una dirección única.

Principios de organización

  1. Disciplina: este precepto implica la necesidad de que los trabajadores hagan un esfuerzo común, en forma ordenada; sin embargo, se deben aplicar sanciones, con un buen criterio, para alentar el esfuerzo común.
  2. Centralización: según la definición de Fayol, la centralización significa reducir la importancia del papel del subordinado mientras que la descentralización implica aumentarla; los grados de centralización/descentralización adoptados dependen de cada organización en la que el “administrador” trabaje.
  3. Orden: para aumentar la eficiencia y la coordinación todos los materiales y personas relacionadas con un tipo específico de trabajo deben ser designados en la misma ubicación general dentro de la empresa; un lugar para que cada uno esté en su lugar.
  4. Equidad: este principio que Fayol diferenciaba de la justicia constituía la ejecución de las convenciones establecidas; sin embargo, las convenciones no pueden prever todo, por lo cual deben ser interpretadas y sus insuficiencias complementadas; todos los empleados deben ser tratados de la forma más “igualitaria” posible.
  5. Iniciativa: los administradores deben estimular la iniciativa del trabajador, la cual se define como “una actividad nueva o adicional emprendida por voluntad propia”.
  6. Estabilidad del personal en sus cargos: la retención de los trabajadores más productivos debe ser prioritaria para la administración; la contratación de nuevos empleados normalmente lleva asociados los costos del reclutamiento y la selección, así como los defectos propios del proceso.
  7. Espíritu de Equipo: de acuerdo con este precepto, los administradores deben propiciar la armonía y la buena voluntad general de los empleados, pues ambos son poderosas fuerzas de la organización.

Principios de trabajo y remuneración

  1. División de trabajo: la distribución de tareas debe realizarse entre grupos e individuos, para garantizar el esfuerzo y la atención sean enfocados en partes especiales de la actividad; Fayol  propuso la especialización del trabajo como la mejor manera de aprovechar los recursos humanos de la organización.
  2. Remuneración del personal: el pago debe ser justo –no explotador-y recompensar el buen desempeño, se debe recurrir a diversas formas de pago, por ejemplo: por tiempo, trabajo, razón de la producción, etc. También es necesario otorgar recompensas no financieras.

La importancia del estudio de la administración

Uno de los mayores aportes de Fayol a la administración estriba en dar a conocer la importancia que tiene su estudio para el desarrollo de todas las organizaciones:

  1. La administración se da dondequiera que existe un organismo social, aunque lógicamente sea más necesaria cuanto mayor y más complejo sea este.
  2. El éxito de un organismo social depende, directa e indirectamente, de su buena administración. Solo a través de esta, de los elementos materiales, humanos, etc. con ese organismo cuenta.
  3. Para las grandes empresas la administración técnica o científica es indiscutible y obviamente esencial, ya que por su magnitud y complejidad simplemente no podrían actuar si no fuera a base de una administración sumamente técnica. Es en ellas donde quizá la función administrativa puede aislarse mejor de las demás.
  4. Para las empresas pequeñas y medianas una posibilidad de competir con las más grandes es el mejoramiento de su administración, o sea, obtener una mejor coordinación de sus elementos.
  5. La elevación de la productividad depende de la adecuada administración de las empresas, ya que, si cada célula de esa vida económico social es eficiente y productiva, la sociedad misma formada por ellas tendrá que serlo.
  6. En especial para los países que están desarrollándose, quizá uno de los requisitos sustanciales es mejorar la calidad de su administración. Para crear la capitalización y aumentar la calificación de sus trabajadores es indispensable la más eficiente técnica de coordinación de todos los empleados.

Actitud Social

Uno de los aportes de Fayol a la administración consistió en establecer que la administración es una técnica para lograr la máxima eficiencia de las funciones sociales. Se deduce de ello que no hay, ni puede haber, administración fuera de una sociedad y al mismo tiempo que toda sociedad necesita de los medios técnicos de la administración para el eficaz desarrollo de sus funciones.

Debemos precisar que las relaciones sociales se estudian desde dos ángulos distintos: el filosófico y el empírico. En el primer caso, se trata de buscar las razones últimas y los principios fundamentales de lo esencial y común en las funciones sociales: ¿Qué es la sociedad? ¿Cuál es la causa que lleva al hombre a formar la sociedad? ¿Es su propia naturaleza o su libre voluntad o la combinación de ambas? ¿Qué diferencia existe entre comunidad y sociedad?

Este punto de vista que se ha llamado comúnmente “metafísica social”, tiene conexiones con la administración, ya que los principios que esta última utiliza para deducir sus reglas y estructurar sus instrumentos administrativos son, con mucha frecuencia de índole sociológica.

La administración aprovecha los análisis y leyes que establece la sociología sobre el comportamiento social para lograr la coordinación óptima de personas y cosas. A su vez, la administración proporciona a la sociología muchas de las técnicas y experiencias obtenidas en la coordinación. Si se quisiera sintetizar podría decirse que la Administración es la técnica de la coordinación.

De la administración de empresas podemos formular esta definición: es la técnica que busca lograr resultados de máxima eficiencia en la coordinación de las cosas y personas que integran una empresa.

Conclusiones

  • Los aportes de Fayol a la administración fueron fundamentales para el desarrollo de esta disciplina.
  • Toda organización sea de tipo comercial, industrial, político, religioso, militar o filantrópico necesita de la administración; en cualquier condición existe una función administrativa por desempeñar.
  • Organización significa orden y su objetivo es contar con un procedimiento sistemático que le permita conseguir los resultados que se esperan de ella.

Bibliografía

  • O. Da Silva Reinaldo (2002). Teorías de la Administración (Ed.) México DF. Thomson Learning.
  • Reyes Ponce Agustín (2004). Administración Moderna (Ed.) México DF. Limusa Noriega.
  • Ramírez Cardona Carlos (1993). Fundamentos de Administración (Ed.) Santa Fe Bogotá. Ecoe.

Cita esta página

Novelo Pérez Cristel Eugenia. (2013, julio 18). Henri Fayol, sus aportes a la administración. Recuperado de https://gestiopolis.com/henri-fayol-sus-aportes-a-la-administracion/
Novelo Pérez Cristel Eugenia. "Henri Fayol, sus aportes a la administración". gestiopolis. 18 julio 2013. Web. <https://gestiopolis.com/henri-fayol-sus-aportes-a-la-administracion/>.
Novelo Pérez Cristel Eugenia. "Henri Fayol, sus aportes a la administración". gestiopolis. julio 18, 2013. Consultado el . https://gestiopolis.com/henri-fayol-sus-aportes-a-la-administracion/.
Novelo Pérez Cristel Eugenia. Henri Fayol, sus aportes a la administración [en línea]. <https://gestiopolis.com/henri-fayol-sus-aportes-a-la-administracion/> [Citado el ].
Copiar

Escrito por:

Imagen del encabezado cortesía de pgoyette en Flickr