¿Qué es la dislexia?

¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la capacidad de una persona para leer, escribir y deletrear de manera eficiente, a pesar de poseer inteligencia promedio y recibir una instrucción adecuada.

Las personas con dislexia pueden experimentar dificultades para reconocer palabras, comprender la relación entre los sonidos y las letras, y organizar las ideas al escribir. Este trastorno neurobiológico afecta a individuos de todas las edades y niveles de inteligencia, y suele requerir estrategias específicas de enseñanza y apoyo para ayudar a superar los desafíos asociados con el procesamiento del lenguaje escrito.

Cuando se sufre de dislexia no sólo es difícil aprender a leer y escribir, al paciente también se le dificultan algunas otras actividades que a los demás nos parecen muy sencillas.

Síntomas y refecciones sobre la dislexia

¿Alguna vez en tu vida has tenido confusión de letras de simetría opuesta? Las letras como la b se pueden confundir con la d o la p; también puede haber confusión de letras parecidas en sonidos, confusión de letras parecidas en su punto de articulación, alteraciones en la secuencia de las letras que forman las sílabas y las palabras, errores ortográficos, confundiendo letras que corresponden a un mismo fonema, confusión de palabras parecidas u opuestas en su significado, falta de rapidez al leer, sin modulación y sin ritmo, falta de comprensión en la lectura, dificultad en el trazo de letras, fallas en la construcción gramatical de la redacción espontánea o redacción por debajo de su nivel escolar y dificultad para realizar operaciones aritméticas y comprensión de la estructura numérica entre otras cosas. Si te ha ocurrido esto, preocúpate, pues lo que padeces se llama dislexia.

Un diccionario común define la dislexia como La dificultad para interpretar o generar el lenguaje, especialmente el lenguaje escrito.

Los disléxicos normalmente generan un pensamiento ordenado a partir del lenguaje hablado, pero tienen dificultades para hacerlo con el lenguaje escrito. La raíz del problema está en su modo imaginativo de afrontar inconscientemente la mayor parte de las situaciones de su vida y también el aprendizaje de la escritura.

Esto produce una reacción peculiar que denominamos desorientación y que va en contra del propio aprendizaje. La desorientación está asociada a una sintomatología muy variada, por eso la dislexia es el trastorno de las mil caras. Sin embargo, ninguna parece ser resultado de un daño cerebral o neuronal, ni causada por una malformación en el cerebro, oído interno u ojos, pero todas originan multitud de sufrimientos, especialmente en la etapa de aprendizaje, en que el dominio del lenguaje escrito es absolutamente necesario.

¿Qué ocasiona la dislexia?

Los defectos visuales suelen causar trastornos de aprendizaje, de modo que la dislexia que obedece a estos problemas desaparece al corregirlos. Una pequeña proporción de los que tienen dificultades para aprender a leer, enfocan mejor las palabras cuando colocan sobre el texto una lámina delgada de plástico coloreado. A otros no les ha dado resultado este método.

También puede tener una explicación basada en la genética, en vista de que algunos disléxicos presentan antecedentes familiares de este problema. La región del cerebro que controla la postura, el equilibrio y la coordinación se llama cerebelo. Se afirma que éste también interviene en el procesamiento del lenguaje y los pensamientos. Existe una prueba para diagnosticar la dislexia, donde se evalúa el equilibrio y la coordinación. Cuando existen ciertas deficiencias en el cerebelo, zonas sanas del cerebro las compensan. A los niños normalmente no les cuesta mantener el equilibrio cuando se les pide que permanezcan inmóviles con un pie delante del otro y los brazos extendidos. Pero si se les vendan los ojos, los disléxicos se bambolean mucho más que los demás niños, pues dependen en gran medida de la vista para mantener el equilibrio.

El cerebro de los niños disléxicos manifiesta diferencias anatómicas. Por lo general, la parte posterior del hemisferio izquierdo es ligeramente más grande que la parte correspondiente del hemisferio derecho, pero en el cerebro del disléxico ambos hemisferios presentan el mismo desarrollo. Pero sea cual fuere la causa física de la dislexia, ¿cómo puede ayudarse a quienes la padecen?

Link de interés: 5 claves para diagnosticar la dislexia en tus hijos

Ayuda de los padres y Dislexia

No te culpes del problema que sufren tus hijos. Si este es tu caso, consuélate pensando que nadie es perfecto y que todos somos diferentes. Comienza por admitir que, tal como un niño daltónico necesita ayuda para sobrellevar su problema, también la necesita tu hijo disléxico. Ustedes, en su calidad de padre o madre, desempeñan un papel fundamental en la educación de su hijo.

Aunque por el momento no puede prevenirse ni curarse la dislexia, sí es posible mitigarla. ¿De qué forma?, en primer lugar, averigüen qué es exactamente lo que presenta dificultad al niño disléxico. De este modo podrán hacer una evaluación realista de sus limitaciones y de lo que pueden esperar de él. «Debe pedírsele al niño que haga las cosas lo mejor que pueda pero no más que eso.» Siendo compasivos y animadores, y sobre todo proporcionándole una ayuda pedagógica adecuada, los padres pueden reducir los efectos de la dislexia y, a la vez, la tensión que sufre el niño.

Consejos para personas con Dislexia

Si tú eres disléxico, proponte realizar la mayor parte de la lectura en las horas en las que te sientas más descansado. Los estudiantes que padecen este trastorno obtienen buenos resultados durante la primera hora y media de lectura, pero si siguen leyendo, su rendimiento disminuye. «Probablemente sea más provechoso dedicar al estudio períodos limitados pero regulares todos los días, que un día completo de vez en cuando». Es cierto que necesitarás más tiempo para aprender a leer y escribir correctamente, pero persevera.

Las dificultades que origina la dislexia no tienen remedio fácil. Pero el cerebro, como órgano maravilloso que es, compensa el problema, por lo que es poco probable que el desaliento de los afectados sea permanente. Mentalízate de que tu dificultad particular no tiene por qué impedirte aprender. Sigue esforzándote por leer y escribir bien. Todo ello te ayudará a superar la frustración que causa la dislexia.

A continuación 8 consejos que te pueden ayudar a enfrentar la dislexia

  1. Evaluación temprana: Es crucial identificar la dislexia en sus etapas iniciales. Un diagnóstico temprano permite implementar intervenciones específicas y adaptaciones educativas para apoyar al individuo en su desarrollo académico.
  2. Enfoque en las fortalezas: Reconocer y fomentar las habilidades y talentos individuales de la persona con dislexia es esencial. En lugar de centrarse únicamente en las dificultades, se debe resaltar y cultivar sus aptitudes particulares, construyendo así confianza y motivación.
  3. Métodos de enseñanza personalizados: Adoptar estrategias educativas adaptadas a las necesidades específicas de la persona con dislexia puede mejorar significativamente su aprendizaje. Métodos multisensoriales y enfoques que integren la visión, el oído y el tacto suelen ser efectivos.
  4. Apoyo psicológico: Proporcionar apoyo emocional y psicológico es fundamental. La dislexia puede afectar la autoestima y la confianza, por lo que contar con un entorno comprensivo y alentador es esencial para el bienestar emocional.
  5. Tecnología de asistencia: Utilizar herramientas tecnológicas, como software de lectura y escritura, puede facilitar el proceso de aprendizaje y permitir que las personas con dislexia accedan a la información de manera más eficiente.
  6. Organización y planificación: Desarrollar habilidades de organización y planificación puede ayudar a gestionar el tiempo y las tareas de manera más efectiva. El uso de calendarios, listas de tareas y otras herramientas puede ser beneficioso.
  7. Colaboración con educadores: Mantener una comunicación abierta y colaborativa con los maestros y otros profesionales de la educación es clave. Trabajar juntos para implementar adaptaciones y ajustes en el entorno escolar puede mejorar la experiencia educativa.
  8. Promover la autodefensa: Empoderar a la persona con dislexia para que entienda su propia condición y pueda abogar por sus necesidades es esencial. Fomentar la autodefensa y la autorregulación contribuye a desarrollar una mentalidad positiva hacia el aprendizaje.

Cita esta página

Rodríguez Moguel Ernesto Alonso. (2004, enero 20). ¿Qué es la dislexia?. Recuperado de https://gestiopolis.com/que-es-dislexia/
Rodríguez Moguel Ernesto Alonso. "¿Qué es la dislexia?". gestiopolis. 20 enero 2004. Web. <https://gestiopolis.com/que-es-dislexia/>.
Rodríguez Moguel Ernesto Alonso. "¿Qué es la dislexia?". gestiopolis. enero 20, 2004. Consultado el . https://gestiopolis.com/que-es-dislexia/.
Rodríguez Moguel Ernesto Alonso. ¿Qué es la dislexia? [en línea]. <https://gestiopolis.com/que-es-dislexia/> [Citado el ].
Copiar

Escrito por:

Imagen del encabezado cortesía de sidelong en Flickr